La eterna pregunta: ¿El Emprendedor Nace o se Hace?

EMPRENDEDOR... ¿NACE O SE HACE?

Reflexiones acerca del Ser Emprendedor

emprendedores dialogando

En el Mundo Moderno es frecuente conseguirnos con el ejemplo de personajes que parecen haber nacido con buena estrella para los negocios; tuvieron una idea, emprendieron, la desarrollaron, obtuvieron éxito y se hicieron ricos y famosos; pero por otro lado, también es frecuente encontrarse con personajes que lograron el éxito luego de muchos traspiés y dificultades al emprender sus proyectos, estos últimos parecen haber alcanzado sus propósitos solo porque se lo propusieron.

Ante esta realidad, la mayoría de la gente suele frecuentemente preguntarse ¿el emprededor nace o se hace?  Algunas personas piensan que el emprendedor nace con talentos especiales que le permiten desenvolverse bien en los negocios, otras consideran que el emprendedor se hace en función de las circunstancias y de su esfuerzo y muchas otras personas dirían que quizás la respuesta se encuentre en un punto medio entre las dos tendencias.

El Emprendedor indudablemente se hace en función de las experiencias, circunstancias, esfuerzo, disciplina y voluntad que posee y adquiere en el camino de la realización de sus proyectos. Probablemente las creencias de mucha gente hacen que exista confusión respecto al tema, pero hay que saber que el éxito en los Negocios (o en cualquier otro ámbito del humano quehacer) requiere –entre muchas otras cuestiones- de perseverancia, dedicación, convicción, trabajo y visión. En el caso de quienes han alcanzado el éxito (de forma legítima) en los negocios, lo que sucede es que la mayoría de las veces su esfuerzo pasa desapercibido para sus semejantes, la gente no logra comprender que la persona tuvo que esforzarse en conseguir el éxito del cual disfruta.

Sostener y difundir la creencia de que el emprendedor nace, desvirtúa cualquier intento de alcanzar el éxito por medios propios para la mayoría de la gente. Dicha creencia puede llegar a crear sentimientos de impotencia e inferioridad con respecto a personas que logran el éxito y hace que los mediocres se justifiquen ante sí mismos y ante otros el no alcanzar -en sus propósitos- el éxito que creen merecer.

Justificar la inactividad y la falta de esfuerzo en base a la creencia de que los que alcanzan el éxito en sus negocios lo hacen porque era su destino o nacieron con estrella o tienen dotes de los que la mayoría de la gente carece, es algo totalmente deleznable. Dicho pensar es el causal de que muchas ideologías políticas y de pensamiento propugnen el odio contra quienes alcanzan el éxito (en especial el económico) independientemente de la forma en la cual dicho éxito haya sido logrado.

emprendedor exponiendo


Vista la raíz del problema, se puede asegurar sin lugar a dudas, que quienes así piensan, solo se limitan a envidiar a quienes alcanzan el éxito, sin tomar en cuenta el esfuerzo y los sacrificios de dichas personas en aras de alcanzar el progreso que denotan. Hay un viejo dicho que reza “La hierba siempre luce más verde en el patio del Vecino”, y es cierto, la gente siempre cree que las cosas solo son difíciles para ellos y si otro las alcanza, o parece tener soltura o facilidad para alcanzar sus objetivos, pues es que los ha logrado por malos medios. Además, el dicho también denota que muchas personas siempre ven mejor la situación de su prójimo que la suya propia, sin darse cuenta que (por acción u omisión) son los únicos responsables por la situación que poseen.

Dicen los entendidos que (aún cuando muchos lo nieguen) la envidia es el deseo de ver morir a la persona objeto de la envidia, y a pesar de que muchas personas lo ven como una condición natural del ser humano, también puede considerarse como un hecho paralizante que pretende justificar una mentalidad de pobreza y de mediocridad permanente. 

Cabe destacar que la idiosincrasia de la mayoría de los países subdesarrollados (por una razón o por otra) está impregnada de este tipo de creencias y conductas erróneas. Por contraparte, la mentalidad e idiosincrasia de los países desarrollados denota que saben y están conscientes de que el éxito solo puede conseguirse a través de los valores del trabajo constante, el esfuerzo, la fuerza voluntad, la coherencia en los propósitos y la disciplina.





Ante todo lo anteriormente dicho, recalco que el emprendedor se hace y no nace. Tanto el éxito como el fracaso de nuestros proyectos al emprender dependerá directamente de las decisiones que por acción u omisión hemos tomado. Y una primera base para alcanzar el éxito al emprender es sostener las creencias correctas, saber la verdad nos hará libres. No lo olvidés jamás, todo es causalidad, nada es casualidad. 

¡Hasta la Próxima!


_____

Si deseas hacerme alguna pregunta u opinar algo acerca de este artículo, utiliza los comentarios del mismo.

También puedes escribirme a
seunemprendedoronline1@yahoo.com





Te recomiendo visualizar otros artículos de mi blog









Si te gustó este post ¡Compártelo en tus Redes Sociales!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Déjame saber tus comentarios y sugerencias acerca de mi Blog

Botones Sociales

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...